Limpiador lingual, un aliado de la higiene bucal

Limpiarse los dientes es un hábito rutinero y muchas veces realizado de manera automática. Al intentar eliminar los residuos de comida de las placas dentales para evitar que se desarrollen enfermedades bucales, muchos no se dan cuenta de que los alimentos también dejan rastros en la lengua. Esos vestigios, si no son eliminados, pueden generar mal aliento, caries, gingivitis y diversas otras molestias aunque nos cepillemos los dientes tres o más veces al día.



Eso ocurre porque la parte dorsal de la lengua contiene una capa que alberga millones de gérmenes. Mientras comemos, muchos residuos se adhieren a la boca, sirviendo como alimento para las bacterias que forman la placa bacteriana, y también para los gérmenes que se abrigan en la lengua.

Si alguna vez has notado que tu lengua lucía un color distinto – blanquecino o amarillo – entonces probablemente estabas con la lengua sucia. La solución para este problema es sencilla. Basta incluir en tu higiene oral un limpiador lingual, que ayuda a remover los residuos adheridos a esta parte de la boca, y garantizar una sonrisa más saludable y brillante.

Pero, ¿Para qué sirve el limpiador lingual?

Es una herramienta bastante sencilla diseñada específicamente para alcanzar las partes más lejanas de la lengua y eliminar las bacterias y demás microrganismos que ahí residen. Esta limpieza garantiza una higiene bucal más completa, y ayuda a evitar el mal olor, que es causado principalmente por estos gérmenes. Además, limpiar la lengua auxilia a combatir otras enfermedades bucales que suelen aparecer por la concentración de estos microorganismos.

Ya que la lengua es fundamental para hablar, comer y efectuar un sinfín de actividades cotidianas, como la masticación y la deglución, es importante ponerle atención e incluir su limpieza en tus hábitos diarios, evitando posibles complicaciones en la salud general.

Fuente: Terra




Share:

Related post

Facebook comments: