PDF: Las Penicilinas en las Infecciones Odontogénicas


La penicilina, ampicilina y amoxicilina son fármacos bactericidas útiles tanto para el tratamiento de la fase aguda de la infección odontogénica como para la prevención de sus complicaciones.


Debido a su buena actividad frente a patógenos aerobios facultativos y anaerobios se consideran uno de los antibióticos de elección en el tratamiento de las infecciones mixtas de la cavidad bucal.


🔘 Síganos en nuestras Redes Sociales
► Facebook
► Youtube
► Twitter
► Instagram
► Telegram

Sin embargo, cada vez son más numerosas las bacterias productoras de betalactamasas, enzimas capaces de hidrolizar las penicilinas y de ocasionar, por lo tanto, fracaso terapéutico, especialmente en cepas de los géneros Prevotella, Porphyromonas, y Fusobacterium. 

De hecho, la administración de penicilina se ha relacionado con la aparición de bacilos productores de betalactamasa en la orofaringe. La amoxicilina y la ampicilina amplían el espectro de la penicilina a bacilos Gramnegativos entéricos. 




La primera tiene la ventaja sobre la segunda de que su absorción entérica es superior (60-80% frente a 30-55%). Debido al incremento en la prevalencia de microorganismos productores de betalactamasas, la asociación de una penicilina con un inhibidor de betalactamasas como amoxicilina/ácido clavulánico ha pasado a ser el tratamiento de elección en un gran número de estos procesos. 

El incremento observado en los últimos años en los niveles de resistencia de algunas especies de estreptococos orales hace recomendable la utilización de dosis altas de amoxicilina para el tratamiento de las infecciones en las que estos patógenos puedan estar implicados.

🔘 3 Temas de interés

En este sentido se ha desarrollado una nueva formulación de amoxicilina/ácido clavulánico mejorada farmacocinéticamente (amoxicilina/ácido clavulánico 1000/62.5 mg) que además de disminuir el número de tomas diarias a dos, permite erradicar cepas consideradas resistentes a las formulaciones convencionales. 

Adicionalmente, la utilización de esta formulación con dosis altas de amoxicilina podría retrasar o reducir el riesgo de aumento en la prevalencia de resistencia de estreptococos orales, como se ha demostrado con Streptococcus pneumoniae y la administración de dosis altas y pautas cortas de amoxicilina (5-7 días) en niños. 



No hay comentarios.

Deja tu comentario, gracias por visitar Odontofarma